por /0 comentarios

INOLVIDABLE: NOCHE MAGICA EN EL NACIONAL

Al llegar al palco de prensa un distinguido colega me pidió mis impresiones de lo que podría ser el partido Costa Rica Estados Unidos en la inolvidable noche del 15 de noviembre del 2016.

Le dije con optimismo que sentía un equipo nacional capaz de controlar el partido y de dejarse los tres puntos como parte de la historia de dos décadas en donde la sele gringa no logra vencer a la tricolor en suelo tico.

Me animé a pronosticar un dos a cero, pero minutos después el Machillo Ramírez mando a la cancha a un grupo  de muchachos inspirados en el auto control, en el manejo del tiempo, y en poder discernir el momento de la transición para quebrar el MURO GRINGO.

 

PRIMER TIEMPO

La verdad es que sentí durante 43 minutos que el plan del técnico nacional era sumamente conservador y casi tratando de asegurar que no nos anotaran los visitantes, hasta que al minuto 43 una llegada de Bolaños y un pase a la cabeza de Johan Venegas despertó el monstruo de la Sabana y en segundos estábamos en un manicomio.

Fue quizá lo más destacable de este primer tiempo en donde juego fuerte de los visitantes se hacía sentir al punto que  se fueron al descanso con dos tarjetas amarillas.

 

SEGUNDO TIEMPO

Costa Rica ingresa totalmente inspirada, fue un cambio radical, a partir del primer minuto se comenzó a gestar lo que serían 45 minutos memorables, aquí se me vino a la mente el partido de la nieve y el último en donde los gringos le propinaron 4 goles a los ticos.

Joel Campbell ingresó por Johan Venegas lesionado, y un minuto después Bryan Ruiz con la presión de un defensor gringo  logra un centro al área grande y Cristian Bolaños aparece y con cabeza logra vencer al portero Guzun.

 

No quedó un alma en este Estadio Nacional, sin aplaudir, sin gritar, sin celebrar el cabezazo bendito de Bolaños que viene inspirado en esta fase eliminatoria.

 

Al minuto 71 un pase bola de los ticos despierta a la afición que corea el OLE OLE, y un jugador estadounidense lesiona a Celso generando reacción en todo el equipo nacional.  Todos sentimos en ese golpe, como si hubiese sido en nuestra propia humanidad, para este momento ya 35 mil almas estaban en el terreno de juego.

 

Es al minuto 74 que Navas inicia una jugada con Umaña quien hizo un pase largo hasta más allá de la media cancha en donde Campbell pasa la bola en medio de las piernas de su defensor, avanza unos pasos y con un tiro suave pero muy bien colocado logra el 3 por cero impecable.

Nuevamente la afición enloquecía, no podíamos creer lo que sucedía, era algo MAGICO, en donde conocidos y no conocidos nos fundíamos en un abrazo fuerte y de orgullo, nuestra sele querida estaba dando una lección de pundonor, de amor propio y de buen futbol.

 

Pero el estadio no había terminado de celebrar cuando Matarrita en un pase largo de nuevo a Campbell, quien recoge el balón avanza al marco mientras Kendall Watson queda de rodillas en el piso como clamando al cielo por su compañero Joel quien concreta la cuarta anotación, convirtiendo el Nacional en un auténtico manicomio.

 

Los ticos celebramos como nadie ese cuarto gol, y la lluvia de memes comenzaron en los teléfonos celulares, no dejando gringo con cabeza y dando rienda suelta a un frenesí que nos envolvió en una nube de sueños e ilusiones.

 

Los minutos finales transcurrieron con una fiesta en las graderías en donde la ola, el TICOS TICOS, OLE OLE, se coreaba a más no poder por una afición que disfrutó una noche mágica aquí en la gramilla del Estadio Nacional, que sigue siendo una fortaleza para la Selección.

De esa manera hoy estamos de líderes en la hexagonal, y unos y otros miran a Costa Rica como el gigante de la Concacaf. Esperemos el ranquin oficial y despedimos el año llenos de ilusión y optimismo que nos han regalado el Machillo y sus muchachos.

 

.

Comentarios