“REGRESO A LA REALIDAD”

“Recordar: veracidad, honestidad y objetividad”. (Juan A. “Pichi” Sánchez Alonso)

Un día después del Día del Padre, vuelve la rutina… Las carreras al trabajo, buses malolientes repletos, asaltos y “cadenazos”, presas y obras donde dos trabajan, ocho miran, los tráficos fijándose en las placas (las multas) en lugar de agilizar el tránsito. Las mamás-papás, cabezas de familia, madrugaron como siempre, dejando desayuno y lonchera preparada para que a los güilas los lleve la vecina a la escuela y ellas corran al mal pagado trabajo. En tanto, los funcionarios públicos -resentidos del fin de semana-, con la idea de alargar el tecito de las diez, el almuerzo de las doce y el café de las tres, aunque las ventanas estén cerradas y los ciudadanos bostecen en sillas (o de pie) en las largas filas, esperando ser atendidos. También, por la tarde, arrancarán la semana, “el malmarido”, su lance y los ejecutivos; todos con horas extras y sesiones trasnochadas, hablando y resolviendo a ratos, además de compartir tragos.
En los hospitales siguen los enfermos lidiando con dolencias y enfermedades crónicas, mientras les anuncian que “las listas de espera” fueron reducidas ¡de 25 a 23 meses! (¡tamaña eficacia es de record Guinnes!) Por su parte, los políticos volverán a “las andadas” y “a hacer que hacen” (pocos hacen algo); en tanto en el MOPT y CONAVI seguirán en sus quimeras: ¿qué hacer con “la platina”, la 27, la 32, las rotondas o escuchar a LANAMME? En todo caso, mandaron quitar de los despachos los carteles de “Prohibido pensar”, a ver si acaso surge “otra ocurrencia”. Los que sí han mejorado mucho son “los ninis”. “Papi y Mami” les encontró puesto de vocero institucional; si bien tuvieron que guardar las medias azules, acortar las enaguas del uniforme escolar, esconder el acné y ponerse serios o cara de adultos. No obstante les pagan demasiado. Saben que experiencia, capacidad y títulos no tienen, empero les garantizan becas a futuro pues para eso están “dentro”.
De nuevo, sube la canasta básica (¿ARESEP dice que la inflación es mínima?) y ya se anuncia el alza de combustibles, aunque el mundo informa: que los precios de petróleo se mantienen a la baja -como en el PALI- ¡Qué raro!, ¿será que los gobernantes usan carros de vapor de agua o eléctricos y no se enteran de nada? ¡Por fin, buenas noticias! La Iglesia de Santa Ana volverá a ser católica, “la viejita” en el pórtico a pedir limosna y los santos tranquilos en su peana, sin guardaespaldas cuidando. Lo previsto: levantaron la carpa del banquete y se llevaron los centros de mesa (están en mesas de casas de habitación de los invitados) De todas formas, volverá el padrecito a sus misas y campañas, el pobre a su pobreza, el rico a su miserable riqueza, los trajes alquilados a la tienda y las siliconas a su sitio, sin corsés. Por si acaso, esta semana no habrá campaña de “aguacaticos” y el periodista se dedicará a lo suyo: informar.

Comentarios