por /0 comentarios

Policía de Tránsito recibe una llamada cada 3 minutos

El Servicio de Emergencias 9-1-1 recibió, entre el 1 de enero y el 15 de mayo de 2016, un total de 53.577 llamadas solicitando la presencia de la Policía de Tránsito, en algún evento que las personas estimaron era necesaria su presencia.

Esta cifra implica que, en promedio, cada tres minutos se recibió una llamada dirigida a la Policía de Tránsito, lo que representa 442 llamadas por día, como promedio. Incluso, el sábado 2 de abril se sumaron 567 llamadas, lo que significó una llamada cada dos minutos y medio.

Estos números son revelados por la Policía de Tránsito, como un ejemplo de la cantidad de situaciones que se deben atender con 780 oficiales activos, es decir, 260 por turno de ocho horas.

Las llamadas son variadas, desde denuncias de conductores que conducen erráticamente, quizás producto del consumo de alcohol, hasta quejas por vehículos que se encuentran obstruyendo la salida de una cochera. También son frecuentes las llamadas por piques en las noches o quejas contra camiones pesados que son estacionados en los barrios.

“Tratamos de atender todas las llamadas posibles, pero es claro que con 260 oficiales, en tanto algunos no estén de vacaciones o incapacitados, resulta complicado. No es que no queremos atender la llamada de un motociclista sin casco haciendo piruetas en un barrio, es que tenemos que atender accidentes como prioridad, más cuando hay heridos y hay que trasladarlos rápido a un centro médico”, se disculpó el Comisario Mario Calderón, Director de la Policía de Tránsito.

El Comisario manifestó que existe mucho desconocimiento de la Ley de Tránsito, por parte de algunos ciudadanos, pues solicitan la presencia de la Policía de Tránsito en situaciones en las que pueden ser atendidas por otros cuerpos policiales. Así, explicó que los piques son un delito penal, por tanto pueden ser perseguidos por la Fuerza Pública, aunque reconoció la excelente coordinación que tiene la Policía de Tránsito con ellos y con el Organismo de Investigación Judicial, para atacar estas prácticas todas las semanas.

“Somos un cuerpo policial con recurso humano limitado, entonces sí se complica mucho atender la llamada de alguien que denuncia que hay niños o jóvenes en patineta en una calle. En estos casos, también se puede solicitar la participación de la Fuerza Pública, al ser una conducta contravencional”, rescató Calderón. En el primer cuatrimestre del año se sancionaron a 13 personas que usaban las calles para transitar en patinetas o patines.

Para la Policía de Tránsito, hacer frente a ese volumen de llamadas resulta un gran reto, pues con 260 oficiales por turno deben controlar 35.000 km de carretera, 1.3 millones de vehículos y 5 millones de personas.

Hay conductas que definitivamente se hacen difíciles de controlar, como los peatones imprudentes; es más un tema de conciencia, de autocrítica y de amor propio. En el primer cuatrimestre del año perdieron la vida 21 peatones imprudentes, al tiempo que solo se pudo sancionar a una persona por no cruzar donde debía.

“Cada oficial debe vigilar 19.230 personas, 134 km y 5.000 vehículos. Es imposible a todas luces estar pendiente de tantos peatones y al mismo tiempo de vigilar tantos automotores”, reprochó el Comisario.

En los primeros cuatro meses del año, de esas llamadas recibidas vía 9-1-1, 29.015 fueron atención de accidentes, que dejaron 142 fallecidos y 4.601 heridos. Esta cifra de accidentes supera a la registrada en el mismo periodo del 2015, cuando se reportaron 26.073 accidentes atendidos.

“Desde el pasado 7 de enero los conductores tienen la oportunidad de conciliar sin llamar a la Policía de Tránsito, mediante la Declaración de Accidente Menor, pero lamentablemente, parece que la mayoría no lo está haciendo. Los instamos a utilizar más esta opción, para poder utilizar a los oficiales en labores de control y regulación, que benefician a todos”, finalizó el funcionario.

Comentarios