por /0 comentarios

MEP destina 129 mil millones de colones a infraestructura educativa

El Gobierno de la República, por medio del Ministerio de Educación Pública (MEP), se propuso comenzar a revertir la baja inversión en infraestructura educativa registrada en las últimas décadas y potenciar de nuevo la calidad de la educación que se imparte en escuelas y colegios públicos.

El Estado costarricense financia la operación de casi 5.000 centros educativos –preescolar, primaria y secundaria– en todo el país. En el 2015 y 2016, el MEP ha destinado ₡117 mil millones con recursos ordinarios y ejecutó ₡11 mil millones de un fideicomiso.

Esta es la primera vez que se destina una cifra de tal magnitud a las Juntas Administrativas y de Educación, que son las encargadas de administrar los centros educativos, a fin de realizar obras de mantenimiento, construcción y compra de mobiliario.

Adicionalmente, se gestiona un presupuesto extraordinario por ₡69 mil millones para la Dirección de Infraestructura y Equipamiento Educativo del MEP.

Obras devastadas por terremoto de Samara

De esos recursos, se han destinado más de ₡10.000 millones desde mayo de 2014, para reparar los daños ocasionados por el terremoto de Sámara del 5 de setiembre del 2012 en 144 centros educativos, principalmente, de las provincias de Guanacaste y Puntarenas.

Esta ha sido una de las prioridades de la actual Administración para reconstruir las instalaciones educativas en una de las zonas de mayor vulnerabilidad social y pobreza del país.

Como ejemplo, en abril de 2015, el MEP ordenó la reconstrucción en los colegios Luis Dobles Segreda, Gamalotal, Colegio Técnico Profesional de Hojancha, Morales, La Pita, Acapulco y José María Peralta, en Grecia.

La ministra Mora Escalante ha sido enfática en que la actual Administración “puso el Proyecto Samara a caminar, con un nuevo modelo de gestión, que se desarrolla de manera exitosa”.

Un fideicomiso de ₡90.000 millones en marcha

Otra de las obras estratégicas que impulsa el MEP es la construcción de 79 nuevos centros educativos y 24 canchas multiuso para impulsar la cultura, la recreación y el deporte.

Se trata de la inversión de ₡90.000 millones de colones ($167,5 millones), provenientes de un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID-MEP-BNCR), que fue aprobado por la Asamblea Legislativa en marzo de 2013, de los cuales se han ejecutado ₡11 mil millones.

Estas obras, que se construirán en las siete provincias del país, tendrán un impacto directo en 35.000 estudiantes y más de 150.000 personas de las comunidades beneficiadas.

El MEP informó que se construirán 9 centros educativos y 7 canchas multiuso en Guanacaste; 17 centros educativos y 6 canchas en Alajuela; 9 centros educativos en Heredia; 19 centros educativos y 3 canchas en San José; 8 centros educativos y 5 canchas en Limón; 10 centros educativos y 1 cancha en Cartago y 7 centros educativos y 2 canchas en la provincia de Puntarenas.

El Colegio de Mata de Plátano y el Liceo Rural de León Cortés son los dos primeros centros que comenzaron a ser construidos a partir de diciembre del 2015.

Un 55% de las obras estarán ubicadas en zonas rurales y el resto en cantones urbanos donde se ubica la población más vulnerable del país, a fin de generar nuevas oportunidades para salir de la pobreza, mediante la herramienta de la educación.

Uno de estos ejemplos será un Colegio Técnico Profesional que se construirá en la ciudadela La Carpio, cuyos planos ya están listos.

 

Educación como ruta al desarrollo

La construcción de infraestructura buscará ampliar las bases para que los estudiantes de las escuelas y colegios públicos del país accedan a una educación de calidad, donde las tecnologías de la información y la comunicación jugarán un papel crucial.

En ese sentido, la ministra Mora ha sido clara en que “la nueva ciudadanía que queremos es, por una parte, una ciudadanía digital. Por lo tanto, las tecnologías de la información ocupan un lugar central”, en el modelo educativo que impulsa la Administración Solís Rivera.

“Buscamos una ciudadanía libre y autónoma, más participativa, crítica y autocrítica comprometida, con inteligencia emocional capaz de generar cambios, conectada con el arte, la cultura y las tradiciones”, señaló la ministra de Educación.

Mora indicó que las nuevas obras de infraestructura tendrán un vínculo directo con el objetivo de que “la educación sirva como un camino al desarrollo, como un instrumento para sacar de la pobreza y la pobreza extrema a los costarricenses que aún se encuentran en ella”.

Mora recordó que el Plan Nacional de Desarrollo 2015-2018 “habla de garantizar la educación académica técnica de calidad para todos los estudiantes, incluidos los de las regiones más vulnerables del país”.

Comentarios