“UN 100 PARA EL NIÑO”

“A la afición lo que le interesa es ver ganar a su equipo” (Diego “Cholo” Simeone)
No por esperado dejo de ser menos deseado, aunque surgen dudas si en realidad todos lo deseaban… El Éibar se había adelantado en el marcador y los aficionados del Vicente Calderón se preocupaban. La semana no había sido buena: eliminatoria de la Copa del Rey ante el Celta, derrota en el Nou Camp y el empate del Sevilla en el propio estadio rojiblanco.
Y entre marcadores, la fecha del cierre del mercado de invierno y el rápido traspaso del colombiano Jackson Martínez al futbol de China. Con ello se quitaba de encima el club del Manzanares un rimbombante fichaje estrella, fracaso incluido y reconocido por parte del Míster “colchonero” (“El Cholo”)
Dieron vuelta al electrónico Jiménez y Saúl, no sin esfuerzo colectivo, si bien las miradas estaban puestas en Fernando “El Niño” Torres, al que su técnico le dio la oportunidad de ingresar de cambio. No en vano el delantero pareciera ser el último de la fila, tras Griezmann, Carrasco, Correa, Vietto y Jackson; aunque con la salida del cafetero, volvía Torres al banquillo de los suplentes.
Parece poco tiempo (15 minutos) para que un futbolista que tanta gloria le ha dado al club, sea “de relleno”. Nadie como el madrileño (de Fuenlabrada) para interpretar su verdadero papel y rápidamente conectar con la gradería. Una jugada de Vietto terminó con un pase al área pequeña que el cancerbero no interceptó y allí estaba “El Niño” para cerrar y anotar. Era su gol 100 con la camisola rojiblanca. Todo el estadio festejó. Así es como Fernando Torres ingresa en el cuadro de honor del “Pupas”: Luis Aragonés al frente con 173 goles, tras él Escudero (169), Campos (144), Gárate (135), Peiró (125), Adelardo (113), Collar (105), Juncosa (103), “Kun” Agüero (101) y ahora Torres con 100 goles (81 en Primera, 7 en Segunda, 10 en Copa, y 2 en la UEFA (Intertoto).
Pero en la celebración se debe citar que una semana antes el cuestionamiento del “Cholo” Simeone sobre el futuro del icono se interpretó de mal gusto. Por ende, no rima con su algarabía pública: se le notó oportunista. Quizás resienta, “el Cholo”, que Fernando Torres es más protagonista que él en el club. No en vano “los colchoneros” llenan su estadio para ver a sus futbolistas y no al entrenador.

Comentarios