“PEDALADAS ALPINAS” (III Parte)

“PEDALADAS ALPINAS” (III Parte)
“A Contador no se le puede dejar ni un metro”
(Alejandro Valverde)
Sigue la emoción en el Tour de France. Los Alpes dictan sentencia. Sus cumbres y bajadas ponen a prueba a los ciclistas para mover grandes desarrollos en los ascensos y exigir arrojo suicida en los descensos, donde alcanzan hasta 90 kms sobre el liviano “caballito de carbono” (ya no de hierro), buscando posiciones aeróbicas, casi fetales, donde no todo el tiempo el trazo ayuda y las salidas de carretera, sustos y caídas, están a la orden del día. De estos accidentes y/o averías pocos se salvan. Les ha sucedido a muchos de los favoritos, pero no a Froome: ¡la suerte del campeón!
La etapa 18 fue parte de esta disciplina que elige a “los héroes del asfalto”. Como era de esperar, los que aspiran al pódium el próximo domingo, jugaron sus cartas. Contador intentó a 30 kms de meta, poner tierra de por medio. Valverde mostro debilidad. Nibali quiso protagonismo; en tanto Romain Bardet, escapado, queriendo arrebatarle el maillot de puntos rojos (montaña) a “Purito” Rodríguez, ganó la etapa. El francés, del AG2R, tuvo premio a su combatividad; aunque la carrera está entre Quintana y Froome: lo intentó Nairo, pero el líder del Sky (Chris) nunca perdió su rueda.
Una página más de la bellísima crónica que ofrece “Le grande bouclé, en una jornada donde el ascenso a Montvenier con pendientes del 8% presagiaba voraz batalla y oportunidad para Alberto Contador (buscando la plaza del pódium de Alejandro Valverde) y Nairo Quintana intentando restarle tiempo a Froome. Las expectativas en la cumbre y también cómo afrontarían los 10 kms de descenso “a tumba abierta” hasta la pancarta final en Saint-Jean de Maurienne.
Terminada la etapa, la clasificación general no se mueve y “los consentidos” (que dicen en ESPN) se mantienen a la espera, una jornada más, del zarpazo definitivo. Restan pocos kilómetros, por empinados y duros que resulten, para derrocar a los que tienen pie y medio en el cajón de París. En suma, un día más es una oportunidad menos, para que Nairo Quintana y Alberto Contador muestren su inconformidad por el actual puesto que ocupan; si bien el tiempo perdido por ambos, respecto al objetivo que persiguen (Froome y Valverde), parece inalcanzable; aunque “la etapa reina” y el Alpe d´Huez (el próximo sábado) será quien decida
Los dos próximos días de durísimas “trepadas”, serás espectaculares. Las “pedaladas alpinas” tendrán que mover, a golpe de riñón, el plato y el piñón más grande. En las cotas están las pancartas y, por ende, la gloria.

Comentarios