“LA GÉNESIS DEL 4-0 A USA”

“La venganza se sirve en plato frío” (Adagio popular)
Cuando juega “La Tricolor” (“El equipo de todos”) se concitan sensaciones de todo tipo. El aficionado más lejano hace lo imposible por estar en el Estadio de Nacional de San José (¿Se llamará algún día “Grano de Oro” en honor a la tradicional historia cafetalera de Costa Rica o le pondrán el nombre de algún personaje legendario –por elección popular- que se encuentre entre “los inmortales” de la historia del fútbol costarricense?). A su vez, los capitalinos más próximos hacen cábalas presupuestarias para comprar los tickettes.
Llegó el día esperado, si bien en la retina persiste “el episodio de la nieve”, con nuestro cuerpo técnico congelado, sin recursos ni mañas para interrumpir un partido, que había que jugar con esquíes en una zona, mientras máquinas y obreros limpiaban el área opuesta; en una imagen surrealista pocas veces vistas en el fútbol. Aquella noche (lo escribimos) “faltó cancha”: tenía el cuerpo técnico que haber ingresado al círculo central y hacerle ver al árbitro (que no quería ver nada, sino cumplir órdenes del comisario) que en el rectángulo de juego estaban muchas personas y que no precisamente eran futbolistas.
Lo cierto es que “el equipo de las barras y las estrellas” había anotado un gol y procedía sellar el marcador “a como diera lugar”. El resto del encuentro (¿eso era un partido de fútbol?) fue una lucha contra el rival y el polvo blanco amontonado, que impedía rodar el balón. Al final: USA. 1 – Costa Rica.0 y la clasificación para Brasil 2014 en riesgo.
Meses más tarde, en Brasil, el equipo costarricense sorprendió al mundo y a ex campeones mundiales y realizó la mejor “World Cup” de todos los tiempos, en tanto “los del Tío Sam” pasaron por las canchas brasileiras con más pena que gloria.
El pasado martes 15 de Noviembre de 2016 será histórico y perdurará en la memoria por décadas. Y si bien la etimología y personalidad de Génesis es la de una mujer que se centra en dar todo lo mejor de sí misma… En este caso, el origen de este 4-0 inolvidable y glorioso, empezó el 22 de Marzo de 2013 en el Dick’s Sporting Goods Park de Denver, Colorado, cuando la derrota supuso para la oncena tica descender al sexto lugar de la hexagonal, o sea últimos y cuesta arriba la clasificación. Pero aquella incidencia, refrendada por el máximo organismo, sirvió de mucho… Nos encorajinó y, como el Ave Fénix, “la Sele” remontó el vuelo, tras la caída y afrenta sufrida, se llenó de rabia, coraje y orgullo y el país hizo piña. El grito de guerra de todo un pueblo (como Fuenteovejuna) ¡todos a una!

Comentarios