“EDUARDO LI, ANTES Y DESPUÉS”

“El éxito tiene muchos amigos, el fracaso solo los de verdad” (Adagio)
Se anuncia, de forma todavía no oficial, la próxima salida del ex presidente de la Federación Costarricense de Futbol, Eduardo Li, merced a un acuerdo logrado para ser liberado bajo fianza, luego de una larga negociación con la justicia estadounidense. Transcribimos literalmente la información: “La fianza del `Chino´ Li, sería de $5 millones de los cuales más de $1 millón serán cancelados en efectivo, la liberación del costarricense se haría efectiva el 8 de marzo”. La noticia la publica el periodista de la agencia AFP, Mariano Rolando, que cubre el juicio de Li en varias publicaciones en la red social Twitter. “Hay principio de acuerdo por fianza de Eduardo Li. Discusiones ahora en privado entre la defensa y la fiscalía USA”, escribió el comunicador Además, según Redondo (sic), la defensa del ex dirigente de la Fedefutbol ofreció $1,1 millones inmediatos como fianza, $300.000 en efectivo y $800.000 de propiedades en Florida y Alaska.
No cabe duda lo traumática de la experiencia vivida por el dirigente puntarenense; la cual le debe haber servido para hacer acopio de su trayectoria profesional y futbolera. Era Eduardo Li un exitoso empresario porteño que llegó al futbol de la mano del finado Adrián Castro, ex presidente del Puntarenas F.C. (un asesinato años después sin sentenciados) y rápidamente aprovechó algunas coyunturas en la UNAFUT y después en la Fedefutbol, para ser designado, en Asamblea, máximo jerarca en el ente rector futbolístico costarricense.
Está en la retina de todos, aficionados o no, el trabajo de Li al frente de órgano futbolístico y el gran éxito del Mundial de Brasil 2014, con “la roja” en el sitial más alto de la historia. Pero no estaba Eduardo Li solo, sino siempre era acompañado de un ejército de colaboradores, federativos, amigos y patrocinadores. Y en este tiempo de cautiverio, le habrá servido a Li para comprobar “quiénes eran sus amigos de verdad” o los que simplemente estaban en las maduras y le dieron la espalda en momentos tan críticos. Eso él lo sabrá mejor que nadie, aunque es de supone la enorme decepción que se habrá llevado con muchos de los que salían en la foto y se aprovechaban del protagonismo y status elevadísimo del Jefe.

Comentarios