¡ALLEZ LES BLEUS!

“Todos los partidos de ésta ´Euro´ son difíciles (Didier Deschamps)”
Didier Deschamps integró el equipo galo que ganó la “World Cup Francia 98”. Jugaba en la contención y tenía poco brillo, ya que el protagonismo se lo llevaban Patrick Vieira, Zinedine Zidane y Emmanuel Petit. Hay una similitud entre Deschamps y en aquella ocasión el “coach” de “les bleus” Aimé Jacquet “se enfrentó al mundo”. Prescindió del entonces delantero centro titular Nicholas Anelka, contra viento y marea y, en su lugar, apostó por dos jóvenes debutantes David Trezeguet y Thierry Henrry.
La prensa francesa había sostenido campañas contra “el entraîneur” del equipo “del gallo”. El equipo galo fue de menos a más y fue superando las fases hasta clasificarse a la final. En ella goleó al favorito Brasil, del entonces Ronaldo en el estrellato, aunque en el partido decisivo el “9”, con problemas de salud, no rindió lo esperado.
La selección anfitriona finalmente en Saint Dennis se proclamó Campeón del Mundo, con un 3-0 contundente. Dos goles de “Zizou” y uno de Petit sirvieron para que Zinedine Zidane asumiera el estrellato. El mundo del balón le elevó al Olimpo de los dioses.
Inolvidable e insólita fue la rueda de prensa, ya con el título, con el técnico anfitrión. Todos los periodistas repletaban el salón y estaban expectantes, teniendo en cuenta el largo enfrentamiento con el seleccionador francés. La llegada de Aimé fue decidida y sorpresiva o si se quiere caóticas sus declaraciones. Aimé Jacquet apenas se sentó, advirtió que no iba a permitir preguntas y que había sido su último partido. Y añadió “Somos campeones del mundo, contra 15 selecciones y contra ustedes los periodistas” Visiblemente enojado, alzó aún más la voz: “Ustedes me hicieron durante dos años la vida imposible. Nunca les perdonaré”. Dicho esto, Aimé se levantó de la silla y abandonó el salón. Quizás el titulo le dio alas para el gesto, la actitud, el discurso y, sobre todo, la revancha.
Ayer Deschamps emuló a Jacquet. En un principio prescindió de Valbuena y Benzemá, por un escándalo sexual extradeportivo. Inevitable establecer comparaciones con el caso De Gea. Además, Didier, no convocó al mejor delantero de la temporada: el sevillista Gameiro, campeón de la “Europa League” y goleador, con mayor calidad que Giroud y Gigñac. Y además, Deschamps envió a la banca (¿castigados?) contra Albania, a Pogba y Griezmann, lo que no se entiende. ¡Allez les bleus! cantaron los aficionados en el Vélodrome de Marsella, pero aun no les ha vuelto el alma al cuerpo.

Comentarios