por /0 comentarios

VÍDEO: Presidente Obama lloró mientras anunciaba acciones ejecutivas sobre control de armas.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció ayer una serie de medidas ejecutivas sobre el control de armas, incluyendo una más amplia verificación de antecedentes, y dijo que el país necesita “un sentido de urgencia” en relación con la violencia generada por las armas.

Todas las personas que se encuentren en el negocio de la venta de armas de fuego deben obtener un permiso y realizar verificaciones de antecedentes, de lo contrario serán objeto de acciones judiciales, dijo Obama en la Casa Blanca, ante activistas para el control de armas y familiares de víctimas de armas de fuego.

El presidente dijo que su administración contratará a más personas para procesar las verificaciones de antecedentes para que el sistema se vuelva más eficiente y que habrá otros 200 agentes e investigadores para asegurar un cumplimiento “inteligente y efectivo” de las leyes sobre seguridad de las armas de fuego.

La administración también invertirá 500 millones de dólares para ampliar el acceso al tratamiento de enfermedades mentales en todo el país, dijo.

Cada año, más de 30.000 estadounidenses pierden la vida por causa de las armas de fuego, dijo Obama, quien agregó que Estados Unidos es “el único país avanzado de la Tierra que tiene este tipo de violencia masiva con este tipo de frecuencia”.

“Tenemos que adquirir un sentido de urgencia al respecto”, señaló. “La feroz urgencia del ahora, como dijo el Dr. (Martin Luther) King, porque la gente se está muriendo”.

Obama se conmovió y derramó lágrimas al hablar del tiroteo de la escuela primaria Sandy Hook en el 2012 en el que 20 niños y seis adultos del personal fueron abatidos a tiros.

“Cada vez que pienso en esos niños siento enojo”, dijo el presidente secándose las lágrimas mientras pedía a ciudadanos y legisladores más determinación para evitar la violencia por armas de fuego.

Las medidas de Obama para el control de las armas de fuego con consideradas como un intento por dejar de lado al Congreso en un asunto cada vez más definido por preferencias partidistas.

Obama enfatizó que las nuevas medidas son “acciones ubicadas dentro de mi autoridad legal que podemos tomar para ayudar a reducir la violencia por armas de fuego” y pidió al Congreso unirse a las medidas de sentido común para la seguridad de las armas.

“El cabildeo en favor de las armas de fuego puede tomar como rehén al Congreso, pero no a Estados Unidos”, dijo Obama.

El presidente Obama lloró recordando las masacres sucedidas  en Estados Unidos.

Comentarios