por /0 comentarios

Instalan la nueva Asamblea Nacional en Venezuela

La nueva Asamblea Nacional (AN) de Venezuela quedó oficialmente instalada este martes con la juramentación de 163 diputados, entre los que figuraron 109 pertenecientes a la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y 54 del bloque izquierdista Gran Polo Patriótico (GPP).

La jornada inició cerca de las 11:00 de la mañana, hora local, y en el transcurso de la misma, los diputados oficialistas se retiraron del hemiciclo del Palacio Federal Legislativo tras denunciar una presunta violación del Reglamento Interior de Debates por parte de la bancada opositora.

La retirada de la fracción bolivariana estuvo motivada por un derecho de palabra otorgado al diputado opositor del partido Primero Justicia, Julio Borges, quien presentó la agenda legislativa de la MUD encabezada por una Ley de Amnistía.

No obstante, tras la primera elección interna quedó designada la junta directiva del Parlamento, presidida por el secretario general del partido opositor Acción Democrática (AD, derecha), Henry Ramos Allup.

“Ante Dios y la patria juro cumplir bien y fielmente con la Constitución y las Leyes de la República y con todas las obligaciones y deberes inherentes al cargo del presidente de la Asamblea Nacional para el cual he sido investido con el voto mayoritario de esta cámara”, expresó Ramos Allup tras ser juramentado.

Allup sustituye en su cargo al saliente presidente de la AN, Diosdado Cabello Rondón, alto dirigente del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), quien fungió como autoridad parlamentaria desde el año 2012.

Como primer vicepresidente de la AN, fue electo el diputado Enrique Márquez, dirigente del partido Un Nuevo Tiempo (UNT) y representante parlamentario del estado Zulia (Occidente), quien desplaza al oficialista Elvis Amoroso.

En la segunda vicepresidencia, los 109 legisladores de la MUD eligieron a Simón Calzadilla, militante y dirigente del Movimiento Progresista de Venezuela, en sustitución de la oficialista Tania Díaz.

Luego de juramentada la nueva directiva, se procedió a elegir las figuras de secretario y subsecretario de la Asamblea Nacional.

En estos cargos se eligió a Roberto Marrero Borjas, integrante del cuerpo de abogados defensores del procesado Leopoldo López y militante de Voluntad Popular así como al politólogo José Luis Cartaya, ex presidente de la Comisión Electoral de la MUD.

La postulación inicial de la directiva opositora estuvo a cargo del diputado adverso al gobierno Omar Barboza, que luego fue rechazada por el socialista Héctor Rodríguez y posteriormente ratificada por otros legisladores de oposición.

Al presentar la propuesta del bloque de la MUD, Barboza señaló que los postulados tienen un compromiso “con el cambio político y la reconciliación nacional”, en concordancia con lo expuesto en días pasados por Ramos Allup.

Una vez instalada la AN, el nuevo presidente electo Ramos Allup ratificó su compromiso con la creación de una Ley de Amnistía y Reconciliación Nacional, que persigue liberar a los denominados “presos políticos”, muchos de ellos procesados por estar vinculados con actos violentos.

Además, forma parte de la agenda legislativa de la MUD la promulgación de una Ley para conceder títulos de propiedad a beneficiarios de la Gran Misión Vivienda Venezuela; de una Ley para la entrega de tickets de alimentación a jubilados, y una Ley de Producción Nacional.

“Serán Leyes muy bien pensadas, creadas con mucha asesoría, pensando en Venezuela y no en el oportunismo político (…) ésta debe ser una cámara para el trabajo”, dijo Henry Ramos Allup.

Agregó que acentuarán sus gestiones en la investigación e interpelación de funcionarios públicos que presuntamente estén vinculados con hechos de corrupción o mala administración de fondos públicos.

Sobre el funcionamiento del resto de los poderes públicos señaló que “los vamos a controlar, esos poderes no pueden actuar por ‘la libre’, y mucho menos cuando esos poderes pretenden servirse como una especie de contrapeso a esta Asamblea Nacional”.

Se refirió específicamente al Poder Judicial, calificando de “írrita” la designación reciente de 13 nuevos magistrados y 21 suplentes (34 en total) del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

“Que no piense el Poder Judicial que es una especie de sustituto del Consejo Nacional Electoral”, precisó Ramos Allup, en referencia a la reciente medida del TSJ de aceptar un amparo cautelar que impide provisionalmente la proclamación de cuatro diputados.

En otro orden de ideas, el nuevo presidente de la AN se refirió al informe que el próximo 10 de enero presentará el jefe de Estado, Nicolás Maduro, ante el Parlamento como parte de su memoria y cuenta anual.

“Lo vamos a recibir (al presidente) con dignidad y respeto, no por rendirle culto a nadie sino porque esa es nuestra condición cívica (…) vamos a escuchar su mensaje, no tenemos facultad constitucional para aprobarlo o no, pero vamos a emitir un pronunciamiento político”, agregó.

La jornada de instalación del nuevo Parlamento cumplió con el proceso previo de revisión de credenciales de 163 diputados, del total de 167 que estaban autorizados por el Estado venezolano para ser proclamados y juramentados.

Cabe recordar que a finales de diciembre pasado el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) declaró procedente un amparo cautelar a fin de impugnar las elecciones en el estado Amazonas (sur) prohibiendo la proclamación de cuatro parlamentarios, entre ellos tres de la MUD y uno del oficialismo.

De acuerdo con el documento arrojado por la Sala Electoral del máximo tribunal, se anunció “la suspensión de los efectos de los actos de totalización, adjudicación y proclamación” de estos legisladores.

Se espera que en los próximos días, el TSJ arroje una sentencia definitiva y firme sobre el proceso electoral en la entidad amazonense, que podría autorizar la proclamación de los legisladores, o en caso contrario, efectuarse un nuevo proceso de votación en estos circuitos.

Comentarios