por /0 comentarios

Giro d’Italia 2016, 12a etapa: Andrey Amador solventó sin problemas un día lluvioso

Andrey Amador entró en el pelotón principal tras una etapa que tuvo mucho riesgo por la lluvia. El vencedor en Bibione fue el alemán André Greipel (Lotto-Soudal), que se impuso con claridad al sprint. El costarricense no tuvo ningún contratiempo en el peligroso tramo final, donde las carreteras estrechas y el piso mojado complicaron el paso de los ciclistas por Bibione. Después de esta duodécima etapa, Amador permanece segundo en la general a 24″ del luxemburgués Bob Jungels (Ettix-Quick Step).

Pese a que los ciclistas afrontaban la etapa más llana del Giro d’Italia, no fue nada sencilla por las condiciones meteorológicas adversas. Desde la salida, la lluvia y el mal tiempo acompañaron a los corredores hasta la meta en Bibione, donde les recibió un tímido sol. La fuga se consolidó en el kilómetro 29 de carrera y tuvo dos protagonistas italianos: Daniel Oss (BMC) y Mirco Maestri (Bardiani). Pese a que le pusieron mucho empeño, no lograron abrir una brecha suficientemente importante como para llegar con opciones a meta. Finalmente, los dos italianos fueron neutralizados a 20km para la llegada.

En el tramo final, Lotto-Soudal asumió el control del pelotón para prepararle la llegada a André Greipel, que buscaba su tercera victoria en esta edición de la ronda italiana. El ritmo del conjunto belga fue altísimo en un recorrido muy estrecho y peligroso. Por su parte, Amador intentaba buscar una buena posición para evitar cualquier contratiempo. En los últimos metros, Lampre se sumó a Lotto-Soudal pero los italianos no pudieron evitar la tercera victoria de Greipel, que se impuso con superioridad a sus rivales en su última etapa en este Giro. El pelotón llegó cortado a la línea de meta aunque no se hicieron diferencias entre los favoritos. 

Mañana regresa la montaña en el Giro d’Italia con una etapa catalogada de máxima dificultad por los organizadores de la prueba. La jornada de mañana cuenta con un perfil bastante exigente para los corredores con cuatro puertos de montaña que no dejarán mucho margen para la recuperación. En los últimos 40km, un puerto de primera categoría y uno de segunda, con un peligroso descenso hacia meta, serán los jueces de la etapa.

Comentarios