por /0 comentarios

Andrey Amador entró con los favoritos en Roccaraso

Andrey Amador entró en vigésima posición a 1:42″ de Tim Wellens (Lotto Soudal), que fue el vencedor de la etapa tras una exhibición en la fuga. El costarricense demostró buenas sensaciones y aguantó con el grupo de los mejores hasta los metros finales. Pese a que Astana puso en dificultades a Dumoulin, el holandés consiguió mantener el liderato una jornada más y amplió sus ventajas con respecto a los máximos aspirantes a la victoria final. Tras esta etapa, Amador escala dos puestos en la general y es decimosexto a 1:11″ del líder. 

Esta vez sí fue el día de la escapada y, por primera vez en esta edición, sus representantes se disputaron la victoria. Al inicio de la etapa, sólo tres corredores decidieron probar suerte: Alexander Kolobnev (Gazprom Rusvelo), Alessandro Bisolti (Nippo Vini Fantini) y Eugert Zhupa (Willier Southeast). Sin embargo, el único que se descolgó de la fuga fue el veterano corredor ruso, Kolobnev, que no aguantó el ritmo de sus compañeros. Cuando todavía quedaban 63km para meta, el belga Tim Wellens (Lotto Soudal), Pim Litghart (Lotto Soudal) y Laurent Didier (Trek Segafedo) aprovecharon el ritmo tranquilo del pelotón y se colocaron en cabeza de carrera junto a los dos fugados.

Estos 5 corredores no preocuparon en ningún momento al pelotón. El mejor colocado de la escapada era Bisolti, que estaba a más de 12 minutos de Dumoulin. El lote principal les dejó hacer y a falta de 40km ya contaban con una ventaja de más de 7 minutos, a priori suficiente para llegar a meta sin ser neutralizados. A falta de 15km, Wellens y Didier intentaron romper la fuga en varias ocasiones, pero el luxemburgués no pudo con el ritmo del belga que se quedó solo en cabeza de carrera.

En el pelotón, el Astana de Vincenzo Nibali puso un ritmo fuerte desde el principio de la ascensión y muchos corredores se empezaron a cortar en las primeras rampas. Sin embargo, Amador seguía presente en el lote principal. Jakob Fulgsang, que estaba a sólo 35″ del rosa, fue el primer movimiento del equipo kazajo y puso en evidencia los problemas del Giant Alpecin para defender el liderato de Dumoulin: el holandés se quedó sin gregarios a las primeras de cambio. Konstantin Siutsou (Dimension Data) se unió a Fulgsang en la persecución de cabeza de carrera.

Cuando el danés de Astana contaba con la diferencia suficiente para arrebatarle el liderato a Dumoulin, Movistar tomó la responsabilidad junto a Tinkoff. A falta de 3km para la llegada, Nibali (Astana) atacó, pero Sy neutralizó el movimiento del italiano. A continuación, y con más efectividad, se movió el líder Tom Dumoulin, que se negaba a perder la maglia rosa. El holandés se llevó con él a Ilnur Zakarin (Katusha) y a Domenico Pozzovivo y neutralizaron a Siutsou y a Fuglsang.

Por su parte, Andrey Amador seguía con Alejandro Valverde en el grupo de los favoritos mientras Wellens culminaba su exhibición personal en Roccaraso. Finalmente, pese a que Fuglsang consiguió recortar unos segundos a Dumoulin, el holandés mantuvo el liderato. Amador entró en el grupo de Vincenzo Nibali y Mikel Landa a 1:42″ de Wellens. Por su parte, Alejandro Valverde entró décimo a meta a 1:36″ y con su resultado se coloca sexto en la general a 41″ de Dumoulin.

Mañana se disputará la séptima etapa de esta edición del Giro d’Italia. La jornada empezará en Sulmona y acabará en Foligno, en la provincia de Perugia. Un puerto de segunda categoría en los primeros kilómetros de la etapa, y uno de cuarta a 40km del final, las únicas dificultades para los corredores.

Comentarios